“Quien no se mueve, no siente las cadenas.” (Rosa Luxemburg)

Si eres una persona naturalmente empática, seguramente las últimas dos semanas no han sido de lo más fácil, y lo más difícil para mí ha sido enfocarme en lo qué importa y en las causas por las que estamos luchando. Yo creo que el recordatorio más relevante en estos momentos para mí es mi privilegio como una mujer de piel blanca y el hecho de que nada se me ha negado por el color de mi piel. Esto es algo súper importante de recalcar porque no significa que no haya sufrido de otro tipo de discriminación o incluso racismo, pero el odio que gente de color ha sentido hacia mi piel blanca es igualmente justificado debido a los siglos de opresión que mi raza ha ejercido desde siempre. Sí, este mundo sería mucho mejor si todos nos amáramos los unos a los otros, pero el problema ni siquiera empieza con la gente común como tú y yo; el problema ha sido arraigado en un sistema global, no solo en Estados Unidos, el cual nos ha vendido una imagen muy jodida de un sector de la población simplemente basado en el color de su piel. La próxima vez que sientas la necesidad de defender tu mentalidad racista con argumentos tipo “pues yo también he sufrido de racismo” piensa en los efectos del racismo que tú, con tu piel blanca, has experimentado y compara esas inconveniencias con las oportunidades, derechos y respeto arrebatos de la gente negra desde su primer respiro en este planeta.

Si nunca le has dedicado tiempo a esta lucha y no sabes por dónde empezar, te recomiendo el documental 13th en Netflix.

Cuando creces con ciertos privilegios, aprendes a respetar y admirar al sistema. Crees que este sistema capitalista con su política está aquí para protegerte, y los líderes seleccionados por dicho sistema toman forma policial y militar únicamente para tu protección. Inconscientemente sabes que estas reformas y las autoridades cumpliéndolas están alineadas con tu privilegio, ergo, te conviene. Tú no diseñaste este sistema, pero tu silencio solo confirma la comodidad traída por injusticia y racismo sistémico, y al final del día, si tu narcisismo no te permite apoyar causas externas, entiende que la discriminación expresada a través de dicho sistema es mucho más complicada que la ecuación blanco = bueno, negro = malo. Esta discriminación fue creada para cumplir una de millones de cuotas exigidas por corporaciones que insisten en ser parte de tu vida diaria, manipulando cada uno de tus movimientos incluyendo tu forma de pensar. Ahora te pregunto, ¿qué cuota estás ayudando a cumplir con tus decisiones?

Esta lucha no es de negros contra blancos. Esta lucha es de la gente contra la tiranía, el abuso y la autocracia corporativa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s